ZONA VISITANTE I Cadiz

Fotografía: Cádiz

El Rayo juega juega en casa… a más de 600 kilómetros de Vallekas. Sí, tras varios años de ausencia, la pasada temporada se volvió a vivir uno de los encuentros más esperados entre aficiones: gaditanos y vallekanos regalaron al mundo del fútbol un ejemplo de amistad, buen comportamiento y derroche de pasión por su equipo, mostrando que los valores del deporte van mucho más allá que lo que acontece sobre el césped.

En aquella ocasión, el resultado se decantó hacia los locales: el 1-0 confirmó el gran momento en particular que vivía el Cádiz y que le permitió competir por el ascenso a Primera en los Play-offs, mientras que en conjunto franjirrojo, ese gol, casi sin querer, como la derrota en Anoeta, supuso un punto de inflexión para el Rayo que, esta vez sí, consiguió el privilegio de la permanencia de la mano de Míchel.

No obstante, no todo fueron vino y rosas para los aficionados del Ramón de Carranza y, precisamente a estas alturas, mostraban una situación en la tabla similar a la actual, en la mitad baja. Fue gracias a un constante Ortuño a lo largo de la temporada, y una buena segunda vuelta, lo que permitió soñar con el ascenso a Primera.

Las lesiones (Garrido frente al Betis, Álvaro García, Mauro o José Mari, entre otros), así como el hecho de llevar varias jornadas sin conocer la victoria, podrían ser motivo de dudas. Sin embargo, desde la directiva y la afición tienen plena confianza en la calidad de la plantilla y en el entrenador, Álvaro Cervera, el cual ha renovado hasta 2020.

Con todo y con ello, la presencia de jugadores decisivos cómo Álvaro García, Barral o Álex Fernández permite invitar al optimismo. Por otro lado, este encuentro permitirá a los aficionados rayistas reencontrarse con viejos defensores de la Franja, como son los casos de Rober Correa, Alberto Perea, o el capitán Cifuentes.

Abel Gónzalez



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *