Nueva temporada y nuevas incógnitas en lo deportivo. Una defensa que no convence, poca pólvora arriba y un equipo que le cuesta arrancar. Es un pequeño resumen del inicio de la temporada del equipo de nuestros amores. Paciencia. Aún es pronto para criticar, queda mucho trabajo por delante y muchas cosas que mejorar, sin duda. Hay que esperar a que los fichajes se asienten y se adapten a este equipo, una buena idea sería empezar a darles más minutos.

Sabido es por todos que no es el mejor momento en la carrera futbolística de Roberto Trashorras. El mediocampista gallego ya va teniendo una edad, concretamente 36 años, y se le ve demasiado lento y fallón en los últimos encuentros. La temporada pasada también tuvo una etapa de bajo rendimiento provocando que en algunos de los partidos, tanto Sandoval como Baraja no le alinearan en el once titular. Se ha podido comprobar lo importante que es para el Rayo que Trashorras esté bien ya que actualmente nadie aporta la calidad que él puede aportar si está en buena forma y eso se palpa en los resultados y también, por supuesto, en el juego del equipo. Roberto ha sido un futbolista muy importante en todos estos años, pero al igual que otros como su compañero Antonio Amaya, está pasando por un mal momento deportivamente hablando y hay que ir pensando en alternativas para el presente y el futuro de la medular rayista.

En la vida, las cosas buenas se acaban, no son para siempre, ya que de ser así no las veríamos de la misma forma. Y lo que está claro es que a Trashorras le va quedando ya poco fútbol que entregar. No es ninguna crítica hacia él, es simple ley de vida. Eso sí, hay que ser prudentes y pacientes frente a los cambios. Probablemente, ahora mismo Míchel no encuentre en su plantilla un jugador con las características de Trashorras porque no, no existe. Sin embargo, hemos podido acontecer como en otros clubes españoles e internacionales, ha habido múltiples cambios de entrenadores, plantillas y estilos de juego. A unos les sale bien y a otros no tan bien porque se han malacostumbrado y no saben modificar su forma de juego. Muchas veces pienso en el caso del Atleti. Miedo escénico les entra a algunos aficionados rojiblancos cuando alguien les habla del momento en el que se vaya Simeone. Él ha implantando un modelo de juego, que le guste o no a la gente, está dando sus frutos. En el Rayo pasó algo parecido. Con la marcha de Paco Jémez a tierras aztecas, muchos se llevaron las manos a la cabeza porque iba a ser muy difícil continuar con un modo de juego tan exclusivo como exótico. En Vallecas se vivió un cambio radical, de ver un juego ofensivo y entretenido se pasó a un juego defensivo y poco gustoso con Rubén Baraja. Y estas cosas, también dependen de los jugadores. No es lo mismo jugar con Iniesta o Xavi que con Paulinho y André Gomes ya que por mucho que quieras jugar al toque, estos dos jugadores no tienen características propias para ello.

Así pues, respondiendo a la pregunta formulada en el título, hay que mirarlo desde diferentes perspectivas. Si el aficionado concibe recambio como aquel jugador que se vaya a asemejar a Trashorras, la respuesta es NO. Pero si, por el contrario, pensamos también en alternativas en el estilo de juego, nos encontramos con Unai López, fichaje que ha levantado opiniones de todos los gustos. Para unos debería de ser titular si o si mientras que otros dicen no estar capacitado para ello y le critican duramente por pérdidas que hasta ahora han costado más de un gol en contra. El mediocentro que salió de la cantera txuri-urdin y que fichó la cantera del Athletic Club es un jugador muy polivalente que puede jugar tanto de pivote, como de mediapunta o incluso de extremo. Con tiempo y confianza estoy seguro de que Unai López demostrará su calidad en el terreno de juego y que encajará en lo que pide Míchel. Mi duda es en qué posición debería de jugar ya que la mediapunta debería de ser propiedad de Trejo. Otra opción sería la de retrasar a Santi Comesaña, otro joven futbolista que promete ser importante en los esquemas de Míchel. Hay tiempo de sobra para probar cosas y no me parecería un disparate una pareja SantiFran en el medio del campo, aunque quizás sea arriesgado dejar la batuta del campo a dos futbolistas tan poco experimentados. Trejo, por su parte, en el Toulouse también jugó algunos partidos en esa posición más atrasada pero yo no termino de ver al ‘chocota’ tan lejos de la delantera y parece que Míchel no cuenta con esa opción ya que, de momento él está siendo la referencia arriba en las alineaciones del técnico aunque se espera (y espero) que Raúl de Tomás ocupe esa posición en los próximos partidos. Rizando el rizo podemos fijarnos en otra alternativa aunque esta personalmente no me inspire nada de confianza. Se trata de incluir a Cerro en el doble pivote. El futbolista argentino llegó para suplir la marcha de Baena al Granada pero sus inicios con la franja no están siendo para nada positivos. Un encuentro de titular ha servido para que algunos nos acordemos de jugadores como Zuculini o Cristaldo, aunque más rabia nos da acordarnos de Pablo Clavería, quien podría estar perfectamente en esta plantilla y probablemente aportando más de lo que previsiblemente aportará Cerro. Y por si no os vale con todas esas alternativas a Trashorras que os he dado, podéis fijaros en un mediocentro que lo está partiendo con el Rayo B y que tiene un futuro espectacular. Su nombre es Jean, Jean Jules y habrá que estar muy atentos a su progreso con el filial.

Con este artículo no estoy pidiendo que se deje de contar con Trashorras ni mucho menos ya que considero que debe seguir teniendo minutos, pero sí que se mire más allá de él y sobre todo, que no se tenga miedo al cambio, que se sea revolucionario si se precisa pero que no se dejen de hacer cosas por simple temor a lo desconocido.

Carlos Sáez