Crónica CA Osasuna 1-1 Rayo Vallecano

El Rayo Vallecano cosechó el viernes otro punto fuera de casa en un campo complicado como es El Sadar. El conjunto de Míchel llegaba a Pamplona después de una semana de novedades en la parcela deportiva tras las recientes incorporaciones al club de Elustondo, Al Sulaiheem, Armenteros y Bebé y también tras la marcha del rumano Razvan Rat, Roberto Trashorras y Lass (cedido al Almería). Además, el Rayo llegaba con la moral alta tras haber goleado la pasada jornada en casa ante el Lorca por 5-1. Tocaba volver a enfrentarse con otro de los candidatos para el ascenso, todo un clásico de Primera, el Club Atlético Osasuna.

Con un temporal de nieve (bastante intensa en varios tramos del partido) se daba comienzo a la jornada 25 de Segunda con un gran partido sobre el papel que sin embargo luego no vimos un gran juego desplegado sobre un césped que lógicamente sufría las consecuencias de la nieve. En esta ocasión, Míchel dio continuidad al once de la pasada jornada. Pareja de centrales formada por Dorado y Antonio Amaya que a propósito es preciso comentar que éste fue su partido oficial nº 250 con la camiseta franjirroja. En el banquillo se quedó Emiliano Velázquez, que volvía a la lista tras un encuentro ausente. También se quedó fuera del once Santi Comesaña, que también fue baja contra el Lorca. Su puesto lo ocupó de nuevo el “Chori” Domínguez.

El encuentro comenzó con una clarísima ocasión errada por Raúl de Tomás tras un medido centro de Unai López. El balón se marchó fuera en el que pudo ser el primer tanto del Rayo. El propio delantero pudo marcar un rato después tras caerle un rebote de Aridane. No obstante, el tiro no fue muy bueno y lo rechazó Sergio Herrera. Pero dos minutos antes del descanso el gol del Rayo se iba a hacer realidad. Óscar Trejo iniciaba una jugada en el ecuador del campo, se asociaba con Chori, el cual dio la asistencia para que Adrián Embarba sorprendiese al guardameta rojillo y tras un gran disparo anotara el primer gol del partido dejando más helado de lo que estaba al público local de El Sadar y provocando júbilo en los no pocos rayistas desplazados a la capital navarra llegando al descanso con resultado favorable.

El Rayo estaba haciendo un gran partido pero en la segunda mitad las dudas en defensa se incrementaron. Como ejemplo, una jugada muy rocambolesca en el área de Alberto finalmente acabó en el palo tras varios rebotes. Una jugada que alertaba al Rayo de que Osasuna estaba mejorando. Prácticamente todas las jugadas de peligro del equipo de Diego Martínez se producían por el carril izquierdo de un Álex Moreno que tuvo muchas dificultades para defender. En el minuto 59, Míchel dio entrada a Bebé, que re-debutaba con la franja con el dorsal 3. El portugués lo intento pero se le vio aún con falta de ritmo. Y tantas eran las dificultades en esa banda que precisamente el gol de Osasuna llegó tras un centro que remataba Oier para igualar el encuentro. A partir de ese momento, el partido se convirtió en un duelo sin dominador. Oier estuvo a punto de meter el segundo tras un pase de la muerte pero finalmente Alberto salvó el tanto. La última ocasión del partido (y probablemente la más clara) la tuvo el Rayo. Bebé se quedaba prácticamente solo ante el portero pero para la sorpresa de todos no fue capaz de batir a un Sergio Herrera que rechazó el disparo. El rebote llegó a botas de RDT pero este mandó el balón a las nubes inexplicablemente.

Al final, reparto de puntos justo entre dos equipos candidatos a todo este año. Gran punto cosechado fuera de casa. Ahora a por el Sevilla Atlético.

Carlos Sáez 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *