Que vibre Vallecas, que lo haga con fuerza porque el sábado a las 16:00 hay una batalla en la que la primera victoria está en juego para el Rayo Femenino ante un rival complicado como es el Levante.

Vallecas vuelve a ser el escenario, un lugar que las chicas de Quejigo necesitan que vibre más que nunca. En los malos momentos es cuando más se necesita el apoyo y está afición es experta en estar cuando no van bien las cosas. Un tropiezo en Huelva, no implica una batalla perdida. Este sábado habrá otra ante el Levante y el Rayo Femenino necesita la fuerza de la franja para ganar.

El enemigo es de renombre, a pesar de no estar en su mejor momento. Que no os engañe su puesto en la tabla, pues a pesar de estar fuera de los puestos de Copa de la Reina, el año pasado luchó por el bronce. Unas jugadoras a la altura del club valenciano que tan solo ha perdido una batalla. Es cierto que solo se ha llevado los tres puntos en una ocasión, pero como dice el dicho “nunca subestimes al rival”.

El Rayo tampoco es que sea un equipo fácil. Es cierto que no es aquel que ganaba ligas, pero la última temporada demuestra que la fe es más fuerte que el dinero. Ese es su secreto: una unión que se suma con valentía, coraje y nobleza. Un equipo que no se rinde, por lo que tras su primer tropiezo; ya sueña con volver al cielo. Miran hacia arriba algo que les lleva a lo más alto. Tan solo una derrota, que se complementan con dos victorias y dos empates. Falta ganar en casa, algo que quieren lograr el sábado.

Una batalla sobre tierras conocidas para las valencianas. En doce ocasiones se ha disputado este encuentro. Una victoria más se lleva el Levante que cosecha cinco, frente a las cuatro del Rayo Vallecano. El resto fueron duelos sin un claro ganador que acabaron en tablas. Sin embargo, el pasado no marca el futuro; pues son los actores los que lo escriben. Este sábado a las 16:00 se disputará un duelo emocionante entre dos equipos que tienen plena experiencia en la Primera División del fútbol femenino.

Ainhoa Moreno