Natalia, soñemos con ser pichichis

Natalia Pablos es extraordinaria, dentro y fuera del campo, es talento puro; un don que ha
llevado a una afición a soñar con ser pichichis de la Liga Iberdrola.

Hay una relación que ni el tiempo logra romper. Es un vínculo superior a cualquier otro. Una
unión que hace que Natalia y el gol, no se separen, uniéndoles como si de uno se tratasen. A
este enlace le llamaremos Natagol. Os presento a Natagol, alguien extraordinario que prometo
que os enamorará con el primer balón que toque. No le importan las distancias, cerca o lejos,
el objetivo es el mismo. Con el pie derecho, con el izquierdo, con la cabeza y si le apuras capaz
es de hacerlo con el culo. De chilena o acabando con todos los rivales, siempre se encuentran.
Sin embargo, cuando no lo hacen, aunque en el mismo choque se hayan visto tres veces,
Natalia se enfada. La he visto muchas veces en ese instante en el que se le marcha alta
comenzando un recital que ni el mejor de los poetas sería capaz de realizar.

Es lógico, todos nos enfadamos cuando queremos algo y no lo logramos. Claro que Natalia
puede tener 20 ocasiones y en todas se enfadará si no consigue su objetivo. ¿No os parece
precioso? Ansia tanto, quiere tanto el gol que la exigencia es brutal. Ni un pequeño error se
permite, si se trata de encontrarse con él. Todos esos enfados tienen su compensación cuando
Natalia y el gol se convierten en Natagol. La alegría inunda su rostro con una felicidad que se
extiende por todos los rayistas. Es precioso verles juntos con el paso del tiempo, es maravilloso
lo que provocan. Alegría, felicidad, entusiasmo, energía, fuerza, coraje….

Hay un momento que es único, los penaltis. No los que provoca, que también, sino los que
lanza. Ese momento en el que mira el balón, lo coloca y se prepara. Mira la red, la portera,
respira hondo sabiendo que él está ahí. Coge carrerilla, dispara y probablemente eso acabe en
gol. Entonces, Natagol aparece con todas sus emociones.

Ahora que conocéis a Natagol no podéis dudar qué Natalia Pablos es una goleadora nata. Pero,
¿y si Natagol fuera pichichi de la Liga Iberdrola? No estoy loca. El año pasado entró más tarde
en la competición y acabó cuarta en la competición con 21 goles. En esta temporada lleva
cuatro tantos en cinco jornadas y queda mucho por ver de Natagol. Solo Andressa Alves, Maria José, Martína Plemonte y Miriam están por encima con un escaso tanto de diferencia y Charlyn con dos.

Natalia es la máxima goleadora del equipo, siendo capaz de anotar antes de su aventura
inglesa 328 goles en 343 partidos. ¿Por qué no ser lo que es en el Rayo en la Liga Iberdrola? La
afición lo hemos pensado, ella resalta que no le preocupa. Natalia es humilde y consciente de
que “acabar la temporada como pichichi, es muy muy complicado”. Sin embargo, es lógico que
está “contenta a nivel personal de estar en esa lista porque esos goles han servido para ayudar
al equipo a empezar con buen pie la temporada”.

Una alegría que aumentará con cada encuentro que tenga con el gol. Un entusiasmo que irá
por los poros de todos los rayistas. Aquellos que sí creen en la posibilidad de que Natalia
Pablos se convierta en pichichi. No es justo que solo nosotros sepamos quien es Natagol, todos
deben conocer y reconocer que Natalia y el gol son la mejor combinación que existe.

Ainhoa Moreno



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *