Ana y Marta, el Rayo más puro

A veces lo sueños se hacen realidad, en ocasiones llegas donde nunca creíste que estarías. Aunque para que esto suceda, tienes mucho camino por recorrer. Muchas horas que entrenar, muchas lágrimas que derramar, pero también sonrisas. Y sabes, merece la pena. Sus caras, su felicidad lo demuestran. Zaragoza y Vallecas no lo olvidarán. Marta y Ana tampoco. Dos semanas y dos justicias hechas realidad. Dos capitanas, dos rayistas, cumpliendo un mismo sueño.

Todo comenzó hace una semana a 316 kilómetros de Vallecas. Ahí estaba una chica que por su sangre corre un sentimiento, la franja. Desde los 14 años día tras día poniéndose las botas para saltar al terreno con un mismo escudo que sigue defendiendo como la primera vez. El año pasado, Lola se lo dijo “este va a ser tu año”. Querida Marta, lo está siendo y Vallecas se alegra. Pues ahí estaba ella lejos de casa, pero como si nada. Como si fuera lo de siempre, hizo un partidazo. Un encuentro en el que debutó transformándose en una de las mejores valoradas del choque.

Rayistas anoten en sus agendas el 29 de octubre de 2017. Un día en el que, con 22 años, Marta Perarnau saltó al campo enamorando a Vallecas aún más. Alegren las caras porque ha venido para quedarse, pues ha demostrado que la confianza, la constancia y la superación merecen la pena. Ha dejado claro que esperar pacientemente tiene su recompensa. Marta ha visto como las lágrimas derramadas por el Rayo se le devolvían con un debut soñado. Ese sentimiento, esa admiración al primer equipo, se te ha compensado. Lo mereces porque tú, Marta, eres Rayo.  

Entonces volvió a ocurrir. El 5 de noviembre de 2017 se volvió a hacer justicia. Esta en vez en Vallecas, esta vez con Ana. Casi quince temporadas en el Rayo, seis en el segundo equipo, para coronarse con un partido espléndido. Con 21 años ya nos has robado el corazón. Sacrificio, lucha y entrega, tres palabras que te definen tanto como tu amor por el Rayo. Al igual que tu compañera de andadas saliste como si fuera un día más. Hacéis que parezca fácil. Ahí estabas en el campo para brillar. Y vamos si lo hiciste. Una asistencia perfecta, en profundidad, para dejar sola a Iris. Medio gol Anita es tuyo. Cómo no te vamos a querer.

Con el pitido final te emocionaste demostrando una vez más que el Rayo está en tu sangre. CapitANA eres un ejemplo de constancia y de entrega. Anita ten claro que Vallecas te quiere y te admira porque eres un ídolo a seguir. Al igual que tu compañera, Ana te lo mereces, porque tú eres Rayo.

Emocionadas, vosotras. Emocionada, la afición. Porque da gusto ver como cumplen sueños jugadoras que sienten tanto el equipo. Dos chicas que han luchado para lograr lo que, al fin, consiguieron. Gracias Miguel por darles esta oportunidad, por regalarnos a la afición, estas dos joyas. Gracias Marta, gracias Ana por defender a muerte este escudo. Gracias por meter al campo lo que se siente desde la grada. Sois grandes, sois RAYO en estado puro.

Ainhoa Moreno



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *