El técnico del Rayo Vallecano, Míchel, atendió este jueves en la previa al encuentro ante el Villareal al compañero Carlos Sánchez Blas en Onda Madrid. Una entrevista donde el emblema del Rayo Vallecano se sincero por completo sin rehuir de ninguna pregunta sobre la situación que el equipo vive en estos momentos.

Míchel sabe que el partido es una verdadera final tanto para el Rayo Vallecano como para el propio entrenador y una derrota podría suponer su destitución para lo que resta de temporada, afirmó que “Va a ser una auténtica final, y sería importantísimo ganar para depender de nosotros mismos. Esta ha sido una semana difícil por la racha negativa que llevamos. Necesitaremos una buena mentalidad para ganar. Los resultados son los que han sido, pero a mis jugadores les veo con las mismas ganas que hace unas semanas. Cuento con ellos”.

Con tranquilidad, aunque no deja de rumorearse su propia destitución, el técnico rayista dice mostrarse muy seguro por su trabajo, “Yo me fijo en mi trabajo. A algunos les gustará y a otros no. Estoy muy seguro de lo que hago. No tengo ninguna duda, y nadie me la va a meter. Esperemos que todo cambie después del partido contra el Villareal. Afronté el partido contra el Barcelona la máxima ilusión. No estaba pendiente de otras cosas, y desde el club nadie me informó de que podría ser mi último partido” afirmó.

Se habla de que Raúl Martín Presa es el único apoyo que tiene en estos momentos Michel en el club, por esta razón continua siendo el entrenador. Una afirmación que quiso aclarar que su “relación con el presidente es como siempre. Tenemos información fluida, y desconozco si es mi principal valedor para que siga. Aquí hay mucha gente que me quiere. Si todos estamos unidos, podremos cumplir el objetivo de la permanencia”

Al ser preguntado por las críticas recibidas en las últimas semanas tanto por su forma de entrenar como del juego del equipo quiso dejar claro que “Soy de Vallecas, soy rayista y esto me importa muchísimo. Entre todos podemos hacerlo. En Vallecas tenemos cinco finales importantísimas y necesitaremos a nuestra afición para que el equipo vuele. A mí la crítica no me duele, la acepto y la asumo. Me llegan ciertas informaciones, pero no me afectan. Muchas veces las críticas vienen de una corriente de opinión interesada. Los míos no me van a fallar nunca”.

Concluyó el técnico de Rayo Vallecano hablando sobre el apoyo de la afición en todos los momentos. Más que nunca, Míchel pidió a la afición rayista que acuda a apoyar al equipo a Villareal, “Siempre ha demostrado que está para sumar: en las buenas y en las malas. Les necesitaremos en estas cinco finales que jugaremos en casa. Agradecemos el desplazamiento de la gente para vernos, eso demuestra mucho amor hacia el rayo”.