El pasado miércoles, el hasta entonces capitán del Rayo Vallecano, Roberto Trashorras se despedía de la afición del Rayo Vallecano en un homenaje que el club decidió realizarle en la Ciudad Deportiva donde entrenó día a día durante las últimas siete temporadas que vistió la camiseta rayista.

Raúl Martín Presa, presidente de la entidad franjirroja, arrancó la rueda de prensa dandole las gracias a Trashorras por todo lo que dió en el club durante todos estos años en primera división y en la última etapa en segunda. Afirmó que “Ha dado un rendimiento excelente siempre y es uno de los artífices de la época más dorada del Rayo en Primera. También ha tenido un comportamiento siempre ejemplar. Siempre ha sido profesional, siempre ha entrenado y ha mirado por el equipo. Él jamás se planteó irse pese a que tuvo muchas ofertas, incluso el año del descenso. Siempre quiso quedarse y defender al Rayo, algo que no es normal porque muchas veces se mira más el tema económico que el amor a los colores. Son muchísimas vivencias que ha tenido el Rayo con él y el Rayo con él se ha hecho más grande. Es una relación que termina por un tema deportivo.”

Confirmo que el jugador tendrá una despedida como “merece” cuando el decida en el propio Estadio de Vallecas durante un encuentro especial o dando el saque de honor, “En el partido que decida tendrá una despedida oficial ante los aficionados para que le den el cariño que merece”.

Roberto Trashorras concluyó en la rueda de prensa de despedida dando las gracias al club y al Rayo Vallecano por todos estos años, “quiero agradecer al presidente públicamente el haberme fichado hace siete años y la confianza que tuvo en mi. Sobre todo por el trato, el aprecio y respeto que ha tenido hacía mi familia y hacía mi. Ha sido una persona cercana y que me ha ayudado en todo. He pasado siete años de mi vida increíbles, maravillosos, he vivido momentos muy buenos, otros no tan buenos, pero la mayoría han sido magníficos. Los números están ahí, es algo que no se puede discutir, pero a nivel personal es un orgullo y un placer formar parte de esta familia rayista. No me imaginaba estar tanto tiempo aquí y ser capitán ha sido algo increíble. Los mejores momentos de mi carrera los he pasado en Vallecas. Esta época me ha marcado personal y profesionalmente y es algo que voy a llevar conmigo siempre. Agradezco a todos por hacerme disfrutar y estar tan a gusto y tan feliz. Me he sentido querido y respetado. Me voy muy satisfecho en todos los sentidos. Lo que más me llevo es el cariño”.