Solo una opción: vencer

Mañana es el día, mañana es el día que tanto hemos esperado los rayistas. Toda una semana esperando a volver a ver al Rayo jugar en Vallecas. Pase lo que pase, será un día especial para todo el rayismo. Estadio lleno e ilusión a raudales por un posible ascenso que no pudo llegar en Santo Domingo y que se intentará lograr este fin de semana en casa.

Mucho trabajo, exámenes por delante en un mes como el de mayo en el que el estrés de un obrero cualquiera es más que evidente y éste busca refugiarse en su poco tiempo libre en cosas como ir al cine, leer un libro o cenar con su pareja/amigos pero nosotrxs somos diferentes. Desde que empezó la semana no conozco a un solo rayista que no tuviese en mente el partido del Lugo. En Vallecas nos hemos acostumbrado tanto a las malas noticias que ahora un posible ascenso si que sería una “champions” para el rayismo. ¿Final de qué? Algunos tenemos claro lo que realmente nos importa, lo que nos da placeres momentáneos y lo que nos produce insomnio. Insomnio por ver al Rayo de nuevo en lo más alto, insomnio porque vuelva a resurgir el matagigantes que tanto extrañamos.

Vallecas es y debe ser una fiesta. Mañana y ante cualquier situación. Nunca el Rayo se ha visto abandonado en ninguna categoría, ni jugando en el mismísimo Bernabéu o en el entrañable y modesto O Couto del Ourense. Pero lo que tampoco se duda es que este barrio nunca se ha rendido ante ninguna adversidad y que la afición siempre ha respondido con lealtad y orgullo en un barrio en el que, lamentablemente, siguen reinando camisetas de equipos que nada tienen que ver con nuestro barrio. Se llenará Vallecas mañana en un día grande. Un día que pinta muy bien s y que dará comienzo con la asistencia de hinchas rayistas a apoyar al filial que se juega seguir en la lucha por el ascenso a Segunda. Posteriormente el rayismo se movilizará en un corteo que empezará justo donde se quiere acabar el día: en la Fuente de la Asamblea y que finalizará en las puertas de vestuarios donde el colorido y los cánticos darán la bienvenida a la plantilla y al cuerpo técnico con el fin de que Vallecas se convierta en ese infierno del que tanto se habla pero que a veces se olvida.

Tras una goleada, cuanto menos inesperada, en Alcorcón, el Rayo quiere dejar el ascenso ya cerrado para no tener que ir a Tarragona a jugárselo. El rival del equipo franjirrojo será el CD Lugo, que ya no se juega nada. Pero después de Anoeta ya nadie se fia en Vallecas de eso. La afición no es tonta y exigirá el máximo a su equipo para no volver a ver un episodio similar, por salud, más que nada.

Santi Comesaña es la principal ausencia en la lista de Míchel respecto a la jornada anterior, por lo que previsiblemente Bebé volverá al once titular. Por lo demás, todos los jugadores habituales estarán presentes y a disposición del técnico rayista, incluido Chori Domínguez, el cual posiblemente juegue su último partido en Vallecas.

Vallecas será un espectáculo pero futbolistas, aficionados y dirigentes, recuerden que mañana solo existe una opción: VENCER.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *