Sin responsabilidades ni vergüenza

Esta misma tarde se ha producido lo que muchos temíamos; otro bochornoso episodio en el Rayo Vallecano.

Por la mañana, la cuenta oficial de twitter anunciaba que por la tarde se iba a llevar a cabo una comparecencia del presidente Raúl Martín Presa para tratar el tema del estadio en la Ciudad Deportiva. Ese tuit tuvo mucha repercusión, estaba lleno de respuestas de rechazo pidiendo la dimisión del máximo dirigente del Club. Quizá alguno llegase a fantasear con un posible renuncio del presidente en dicha comparecencia. Pero no, siendo realistas sabíamos que eso era realmente imposible. Parece que Presa aún seguirá aferrado al cargo durante un tiempo.

La tarde comenzó con una gran expectación por parte de varios aficionados que se acercaron a la Ciudad Deportiva para ser los primeros en conocer las reacciones de los periodistas asistentes. Numerosos medios estatales se hicieron eco y asistieron a dicha convocatoria previa citación del Club. Pero, como ya es de costumbre, la directiva tardó en aparecer y la comparecencia se retrasó unos quince minutos.

Comenzó al habla el presidente Raúl Martín Presa, que acompañado del Consejo de Administración y el encargado del mantenimiento del estadio, iba a leer un comunicado que tenía escrito, dividiéndolo en fragmentos. Comenzó hablando de que “la Comunidad de Madrid siempre ha transmitido al Rayo que el estadio era seguro”. Comenzaba fuerte y apuntando a otro lugar, por supuesto. Habla de “informaciones inexactas” de las cuales pretendía con esta comparecencia negarlas y explicarlas.

Según Martín Presa, la Comunidad de Madrid le entregó al Rayo hace dos años un informe desfavorable en el que se indicaba el mal estado del césped y la inutilidad del muro de hormigón, que a propósito, Presa ha indicado que el Rayo lo retiró en diciembre de ese mismo año. Los malos olores por un problema estructural de las tuberías también tuvieron cabida en dicho informe, así como el sistema eléctrico y el número de asistentes. En 2012, dice Martín Presa que “se le trasladó un informe desfavorable en relación con la ITE y la obligación de subsanarlo en un período de cinco años”.

Realmente, en todo momento lo que hizo Martín Presa en esta comparecencia fue intentar lavar su imagen sin asumir responsabilidad alguna y buscando culpables en la Comunidad de Madrid. De hecho, a Presa también le dio el cuerpo para dar su opinión: “Creemos que las obras actuales son insuficientes”. En relación a los rumores de posibles operaciones urbanísticas, Presa respondió tajantemente que “esas afirmaciones son rotundamente falsas”.

Además, Martín Presa, en un ejercicio de ignorar el trato social que sufre temporada tras temporada el rayista, ha declarado que desde que él llegó “se ha conseguido sanear el Club y se han logrado los mayores éxitos deportivos”. Parece ser que de nuevo somos los aficionados y la prensa los que no vemos la realidad.

Pero si la tarde necesitaba una guinda, la iba a poner posteriormente Martín Presa al hablar del tema de mantenimiento del Estadio, tema que lleva levantando polémica durante años y años y tema que ha sido totalmente ninguneado por la directiva. Levanta la voz y la mirada para decir que “es falso que el Estadio no reciba mantenimiento y limpieza”. Habla sobre la plaga de palomas y los problemas que ocasionan pero sigue sin admitir la dejadez del Club en cuanto a este tema. De hecho, va más allá y habla de un acta en el cual “se reflejaba exactamente el perfecto estado de limpieza que sufre el Estadio antes y después de un partido”. Para ello -quizás lo más épico de la tarde- se apoya de unos papeles con fotografías de los asientos intentando convencer a la prensa de “lo limpio que está el Estadio”. A algunos nos recordó al famoso dibujo después del sabotaje y se quedará como otra de las anécdotas gráficas de esta gestión.

No contento con ello, da voz al responsable del mantenimiento del Club, el cual habla de “mal uso de las instalaciones por parte del aficionado”. Comenta casos concretos como el de los grifos abiertos o de no tirar la cadena en los urinarios. Todo un despropósito que al final los que tengan la culpa de las malas condiciones y el nulo mantenimiento (pese a que Presa trate de negarlo) sea el rayista que va cada partido a animar a su equipo. Después, Presa vuelve a repetirlo y anima al cuidado de las instalaciones por parte de los rayistas. Por último Presa dice que el Club se alinea con cualquier medida que vaya encauzada a garantizar la seguridad de los asistentes y que si se tiene que cerrar para ello, aplaude la decisión.

En el turno de preguntas por parte de la prensa destac… oh, espera, no, que Martín Presa no aceptó preguntas por parte de los medios de comunicación que allí asistieron una tarde calurosa de verano para escuchar lo que nos esperábamos. Otra ración más de victimismo y ninguna de responsabilidades. Desde uno de los medios allí presentes expresamos nuestro malestar por la utilización por parte de la directiva de la prensa para transmitir un mensaje vacío y por la imposibilidad de realizar preguntas, lo que nos parece una actitud para nada valiente y propia de alguien que tiene miedo a que salgan temas incómodos. Esperemos que la próxima vez no se trate así a los que hacemos del Rayo un altavoz más de cara al mundo. Y como somos un medio involucrado con el rayismo, también pedimos que se asuman responsabilidades también por parte del Club.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *