Empate en un encuentro sin alma. El conjunto de Michel saltaría al campo en busca de romper la dinámica negativa de las últimas jornadas y dar la alegría que no pudieron dar a los aficionados franjirrojos en la pasada jornada ante el FC Barcelona en el Estadio de Vallecas tras perder en los últimos instantes.

El Rayo Vallecano saldría con la novedad en portería de Dimitrievski que sustituirá a un tocado Alberto García, y realizaría un buen trabajo bajo los palos de la portería rayista. El once titular del Rayo estaba formado por Dimitrievski; Álex Moreno, Amat Abdoulaye Ba, Advíncula; Santi; Pozo, Imbula Trejo, Embarba y Raúl De Tomás. Mientras que el submarino amarillo saltaría al terreno de juego con Asenjo; Jaume Costa, Funes Mori, Álvaro, Llambrich; Pablo Fornals, Trigueros, Cáseres, Chukweze; Toko Ekambi y Gerard Moreno.

 

Un partido en el que poco hay que destacar. Únicamente, a la afición rayista que se volvió a dejar un fin de semana más sus gargantas por alentar al equipo. El Rayo Vallecano sería superior desde los primeros minutos, ante un Villareal que se encerraría cada vez más y más atrás pero le costaría mucho generar claras ocasiones de gol. Se adelantaría inicialmente el Villareal a través de Chukwueze. Al filo del descanso, Raúl de Tomás, anotaría el gol del empate con el que se irían al descanso tranquilos para afrontar el segundo tiempo.

La segunda parte, sería más de lo mismo, el equipo local volvería a ser muy superior en el campo. Tan superior, que se adelantarían gracias a un enchufado Alvaro García que acababa de saltar al campo. Poco duraría la alegría, un disparo lejano muy efectivo desde la frontal del área de Sansone pondría el empate final al partido.

Reparto de puntos, en un duelo con sensación agridulce para el Rayo Vallecano. Ambos entrenadores, tocados y al filo de una posible destitución. Pero, con un paron de selecciones que les permitirá coger fuerza para afrontar el próximo partido de la Liga Santander, ante el Valencia en Mestalla.