¿Quién es… Alberto García?

Sabemos que algunos de vosotros nos estaréis leyendo desde cualquier
playa o montaña de la península, incluso algunos puede que pasada la frontera,
allá donde más “nos pone” lucir la franjirroja, lejos de Vallekas. Otros, sin embargo, seguiréis
con la resaca de la Karmela. Pero de
lo que estamos seguros es que muchos a día de hoy estáis locos porque empiece
la temporada. Y te dirán que eres un pesado, un cansino o que estás enfermo por
el Rayo, pero las pasiones son lo
que tienen y pese a que muchos que estén de vacaciones la vuelta de la liga
signifique la vuelta al curro, colegio, instituto o universidad, no hay nada
que supere ese gusanillo que entra en los meses de verano deseando que vuelva
el fútbol al barrio.
Y como nosotros por encima de medio de comunicación somos rayistas,
también tenemos esa ilusión, casi tanto que el que estrena libros de texto
nuevos aún a sabiendas de que pronto los terminará odiando. Así pues, con esta
nueva sección vamos a intentar dar a conocer los nuevos fichajes del Rayo, repasando la trayectoria de cada
uno y lo que se espera de ellos.
Para empezar, hablaremos de la primera alta que se hizo oficial durante
este verano, la del guardameta Alberto
García
. Se trata de un portero de 32 años con bastante experiencia en la
categoría habiendo jugado un total de ocho temporadas en Segunda y una en Primera
con el Sporting, aunque debutaría
mucho antes a manos de Clemente en
la primera categoría con el Real Murcia en el partido que le enfrentó al
FC Barcelona en mayo de 2008 y que
se saldó con victoria azulgrana por 3-5.

TRAYECTORIA
El portero catalán se formó en ‘La
Masía’
y dio sus primeros pasos en equipos barceloneses como el Europa y el Cornellà. Estuvo una temporada militando en el Rayo Majadahonda pero no tardó en volver a jugar en el este de
España: primero en el Sant Andreu y
posteriormente en el Villarreal B
aunque su andadura allí fue bastante corta. En la temporada 2005/06, el joven
jugador por entonces, firmó con el Águilas,
equipo de Segunda B en el que jugó
nueve partidos, los mismos que en su siguiente equipo, el Figueres. Fue poco a poco asentándose en la división de bronce
aunque de momento jugaba poco. Fue en 2007 cuando el Real Murcia se fijó en él y le fichó para el filial. En esa campaña
logró ascender con su club a Segunda
B aunque lo más destacable en lo
personal fue su ya comentado debut en Primera
División
ante el Barça. Jugó los
90 minutos.

Alberto García iba creciendo a pasos gigantes a tal punto
que en la temporada 2008/09 con el Murcia
recientemente descendido a Segunda, logró la ficha con el primer equipo, algo
que dejó clara la gran confianza que Clemente tenía en él. A pesar de tener que
luchar la titularidad ante un experimentado arquero como lo era el
ex-osasunista Elía, Alberto trabajaba duro para ello y cada
vez convencía más al cuerpo técnico. El catalán debutaría en la jornada número
5 en la Romareda, donde el Real Murcia salió derrotado por dos
goles a uno. Al final jugó tan solo seis partidos en aquella liga, pero era
digno de admirar su trabajo pese a tener en frente a un buen portero como Elía.
Así pues, varios clubes preguntaron por él y al final fue el Córdoba quien se hizo con sus
servicios.
En el equipo blanquiverde también estaba a la sombra de otro gran
guardameta, en este caso, Raúl Navas.
De hecho, el portero jugó la misma cantidad de partidos que la temporada
anterior. Hay que destacar que su debut con la camiseta del Córdoba fue en Copa del Rey ante el Rayo
con aquel gol de Pachón a tres minutos de que finalizara la prórroga.
Ya en la temporada 2010-11, Alberto
García
se sentía totalmente adaptado al club y gozó de mayores
oportunidades disputando un total de 25 partidos oficiales. No fue fácil porque
comenzó la temporada siendo suplente pero sus buenas actuaciones en copa le
bastaron para quitar el puesto a Raúl
Navas
y jugó prácticamente toda la segunda vuelta. Da la casualidad de que
esa temporada, Alberto también se
enfrentó al Rayo en Copa y de hecho, se volvió a necesitar
prórroga pero en esta ocasión fue el Córdoba
el que salió victorioso. Su buena temporada en el Córdoba provocó que fuera elegido una campaña más para defendar la
meta blanquiverde. Y tanto que lo defendió. Solo fue suplente en los dos
últimos encuentros de liga.
Así pues, el Córdoba es
quizás el club que más haya influido deportivamente a Alberto, aunque no el único. Es cierto que más tarde en el Sporting solo jugó dieciséis partidos
en tres temporadas ya que Iván Cuéllar
era titularísimo pero también le sirvió de experiencia jugar en la élite del
fútbol español. No obstante, la campaña pasada no fue nada negativa para Alberto. Es más, al contrario, en el Getafe encontró un equipo que apostó
por él desde el principio jugando 34 partidos entre liga y copa y causando
buenísimas sensaciones entre los aficionados azulones aunque se quedó con el
sabor agridulce tras no jugar  la última
parte de liga ni los play-offs de ascenso en detrimento de Guaita.

¿Qué se espera de él?
El ascenso con el Getafe es
el último gran logro de un portero en el que Cobeño ha depositado una plena confianza, algo que demostró en la
rueda de prensa de su presentación, en la que el nuevo cancerbero rayista
declaró venir al Rayo no sólo por
temas deportivos sino también por los valores que representa este club y esta
afición”. También comentó que durante su vida su familia había pasado por
momentos personales muy complicados y que algunas iniciativas del Rayo las vive muy de cerca. No está de
más comentar su importancia en el vestuario ya que el factor psicológico es tan
importante a veces que la calidad.

En cuanto a lo deportivo es un guardameta con una dilatada experiencia
en Segunda División y todo un
trotamundos a nivel general y aunque no se puede saber nada con seguridad,
parece indicar que será el portero titular del Rayo Vallecano. Veremos si las altas expectativas que la dirección
deportiva tiene sobre él se cumplen. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *