La alineación indebida que acabaría con la victoria del Rayo


El club franjirrojo se enfrenta a
una sanción por alineación indebida que daría la vitoria a la Real Sociedad por
0-3 y supondría una multa de hasta 1.000

La lesión de Laura Codonal en el minuto 17 del partido del Rayo Femenino ante la Real
Sociedad marcó un antes y un
después. Este cambio condicionaba a las chicas de Vallecas a solo realizar otros tres, es decir, un total de cuatro
cambios como dice el reglamento del fútbol femenino. El caso es que, por error
lejos de ser conscientes, el conjunto franjirrojo hizo otros cuatro en la
segunda mitad. Natalia Pablos, Carreño,
Laurita
y Estela abandonaron el
campo por Carmen, Leblic, Iris y Bea Torrija. Fue la sustitución de Estela, en el 89’, la que provocó el
hecho de una alineación indebida.
Ahora bien, ¿qué es lo que puede
pasar al Rayo Femenino? En primer
lugar, el reglamento deja claro que el máximo son cuatro cambios. Según la
normativa en caso de no haber sido por mala fe o negligencia, como en este
caso, la alineación indebida se sancionará con la pérdida del encuentro al
infractor (Rayo Femenino) con el
resultado de cero goles a tres salvo. Es decir que los tres puntos serían para
las vascas que sumarían tres goles a mayores y al conjunto de Vallecas le quitarían el de Natalia Pablos. Asimismo, el conjunto
rayista recibirá una multa de hasta 1.000 € debido a una alineación
indebida.
Se preguntarán si solo la Real Sociedad puede reclamar este caso.
Pues la respuesta es que no, puesto que el reglamento dice que cualquier club
integrado en la misma división puede actuar como denunciante. El plazo para
presentar las alegaciones o reclamaciones precluirá a las 14 horas del segundo
día hábil siguiente al partido. Quedará automáticamente convalidado el
resultado del partido si las reclamaciones no se hubieran presentado dentro del
referido plazo. Asimismo, es requisito necesario la aportación, por el
denunciante, de un principio de prueba sobre la presunta comisión de la
infracción de alineación indebida.
La situación no acaba aquí, sino
que Bea Torrija podría estar sin
jugar de dos a seis meses, ya que es la jugadora que interviene
antirreglamentariamente. Esto solamente se evitaría si esta probase de manera
indubitada que actuó cumpliendo órdenes de personas responsables del club o
equipo, o desconociendo la responsabilidad en que incurría.
Cabe destacar que el entrenador Miguel Quejigo se encontraba expulsado
debido a la sanción de tres encuentros que recibió la jornada pasada. Rocío Ruíz Molinero, segunda
entrenadora del Rayo Femenino, era
quien ocupaba el puesto del entrenador en el partido ante la Real Sociedad.

Ainhoa Moreno


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *