Gracias Maestro

Escribir sobre un tipo al que quieres y admiras puede resultar de lo más sencillo en teoría, pero cuando a ese tipo le han clavado un puñal (en forma de despido) por la espalda, atravesando de lleno ese corazón (too much love will kill you) que le ha llevado a estar en primera línea de guerra, dando y partiéndose la cara por su gente, por sus Yumitas, juro que es realmente jodido e imposible sin soltar alguna lágrima, mezcla de pena e impotencia por el atropello que un canalla ha cometido con él.
Porque lo fácil sería ver los toros desde la barrera, pero el que nace torero lo seguirá siendo toda su vida y en este caso Pobla es “el niño de Carabanchel”. Ese es uno de sus muchos rasgos diferenciadores con respecto a la gran mayoría de periodistas, que no comunicadores como tú, de este país.
La radio de Poblador no precisa de papeles, ni de notas, porque es la radio pura, la radio que sale del corazón y es la que inunda las ondas de emociones, aquella que te transmite mucho más que palabras, te transmite sentimientos, que en ocasiones son capaces de llegarte mucho más adentro que cualquier imagen de ese mismo hecho o suceso.
Yo he tenido la suerte de ser oyente, de compartir micrófono, grada e incluso llanto el famoso día del Tamudazo, debo decir que Pobla me enseña algo nuevo a cada segundo, pero lo increíble de esta persona no es sólo lo que te enseña, sino lo que aprende de cada uno de los que a su vera se acercan, de todos ellos saca algo positivo y alguna enseñanza.
Hay tantos adjetivos que puedo ponerle y todos ellos positivos, como cada uno de sus miles de oyentes a los que saludaba personalmente cada tarde en SU programa.
Siento que sin él la radio pierde a uno de sus principales baluartes, un pionero, un romántico y el último “mohicano” y aunque esta forma de hacer radio se la ha inculcado a todos y cada uno de sus “niños”, una mala gestión y una cobardía en forma de ERE se los lleva por delante a gran parte de ellos.
También siento que mi Rayo pierde a su principal valedor radiofónico y desde hoy estamos un poco menos protegidos en las ondas, más desvalidos, ahora no es el momento de criticar a nadie, pero quizá cuando NADIE o casi NADIE hable de nuestro Rayo, a alguno que otro habrá que recordarle el día de hoy y si se portó todo lo bien que debería, por contra ganamos a un rayista en la grada junto a su 14, que puede estar tremendamente orgulloso del padre que tiene, como lo estamos todos los que le conocemos.
Amigo, hermano, no vas a caminar jamás sólo porque no te vamos a dejar y vamos a estar contigo, estés donde estés y hagas lo que hagas.
Gracias de corazón en nombre de miles de madrileños por habernos hecho disfrutar de tu radio, en definitiva de nuestra radio. VIVA LA RADIOOOOOOO!!!!!


!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=”//platform.twitter.com/widgets.js”;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,”script”,”twitter-wjs”);



2 respuestas a “Gracias Maestro”

  1. Aviso a navegantes …… A Pobla le han pegado una puñalada por la espalda, a Pobla la puñalada le ha tocado el corazón , pero cuidado , Pobla NO está Muerto , Pobla va a seguir dando guerra, Pobla va a pelear hasta el final ….
    "Me quedan ganas de hacer radio y de hacerla en Onda Madrid. Ahora mismo es mi sueño. Es mi radio, no es la radio del tipo que me ha despedido" Palabra de Poblador

  2. Es que siempre he sido como vosotros, yo soy un camionero,taxista, comercial, panadero, lechero, oficinista, abuela, madre de portero, un torero, un policia municipal, un intérprete, un autónomo, un preso, un yonki, una prostituta, he sido parado antes, inmigrante, emigrante, castizo, erasmus en Alemania…. y más. Mi única diferencia es que trabajaba con un micrófono delante. Gracias amigo, aunque me hayas dejado los lunes al sol solo cabronazo. Me alegro por ti. Soñé poder ofrecerte un trabajo como vendedor de Onda Madrid y que te pagaran. Contigo y con nosotros la radio hubiera sido rentable. Te quiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *