Míchel compareció este sábado ante los medios de comunicación en la previa del encuentro que enfrentará al conjunto franjirrojo en el Estadio de La Cerámica ante el Villareal, equipo que marca actualmente la salvación con 26 puntos en la Liga Santander.

El técnico del Rayo Vallecano arrancó la rueda de prensa hablando de lo positiva que fue la semana de entrenamientos para el equipo, afirmó que “La semana de entrenamientos ha sido buena. Mañana sabemos todos que es un final, que es importante para el Rayo y tengo la sensación de que va a ser un partido muy bueno por nuestra parte”.

Míchel quiso dejar claro que el Villareal aunque se encuentre en la situación que está en estos momentos, está sacando resultados positivos en las últimas jornadas y se esperán a un equipo enfrente muy competitivo, “El Villareal se siente con confianza por sus últimos resultados y me espero el mejor equipo, porque es una final para ambos. Me espero un buen Rayo, y en los partidos restantes también. Nos quedan 11 finales, pero la más importante ahora es la de mañana”.

Al ser preguntado sobre todo aquello que debe mejorar el equipo para conseguir solventar la situación en la que se encuentran en estos momentos quisó dejar claro que su deseo es que quiere “que el equipo sufra menos sin balón y que con balón genere situaciones de gol. Tenemos que aprovechar nuestras virtudes como equipo y llevarlas a cabo mañana. Hemos seguido trabajando y mejorando el balón parado. Evidentemente, los números son los que son y estamos trabajando en mejorarlos”.

Míchel insistió en la única preocupación que tiene en estos momentos, su equipo con independencia a lo que comenten de si su puesto de trabajo corre peligro o no, “Mi preocupación es el Rayo Vallecano. Solucionar los problemas de la competición. Ese es mi día día. No me preocupo de cosas que no dependen de mí. Sería una distracción y estoy cero preocupado para mi futuro, solo me preocupa el del Rayo. Creo en los proyectos y en el trabajo. Tienes que tener confianza y a mí me la han dado. Estoy muy orgulloso por ello, porque un entrenador tiene que tener la confianza de la gente para hacer su trabajo”.

Concluyó sobre la tensión que tienen en estos momento los jugadores rayistas por la posición que ocupan en la Liga Santander, “Perder no le gusta a nadie, pero el trabajo sigue siendo bueno y veo al equipo motivado. La tensión y la presión de estar ahí abajo condiciona, pero estoy seguro de que los jugadores van a hacer un gran trabajo”.