Situación límite para el Rayo Vallecano en la categoría de Primera División y más límite todavía para el técnico rayista Míchel, quién podría ser destituido de su cargo en las próximas horas.

El presidente del Rayo Vallecano sabe que la destitución de Míchel sería un problema, el entrenador es historia de la entidad franjirroja y no desearía que el despido signifique que el propio jugador del club se desvinculará. Cualquier decisión tomada por el Consejo de Administración del club sobre la continuidad o no de Míchel en el banquillo del Rayo Vallecano generará polémica entre los aficionados.

Durante la mañana de este lunes, tras caer derrotados en el Estadio La Cerámica por 1-3 con una imagen para olvidar, la totalidad del Consejo de Administración del Rayo Vallecano junto al director deportivo David Cobeño, se reunieron para valorar la situación. El club es conscientes que es complicado contratar un entrenador nuevo y que consiga en tiempo record reconstruir la plantilla y salvar la categoría, por esta razón se plantean no despedir al técnico y ahorrarse el dinero de contratar a otro más el finiquito al actual.

Según avanzó el periodista Raúl Granado de Onda Cero a través de su red social de Twitter, las reuniones del Consejo de Administración continuarán por la tarde para tomar una decisión definitiva sobre la continuidad hasta final de temporada o no de Míchel en el banquillo del Rayo Vallecano. Su futuro está en juego y podría haber sido el encuentro ante el Villareal su último como entrenador del Rayo.