La afición del Celta de Vigo responde ante su final. Pesé a que el propio entrenador del Rayo Vallecano, Paco Jémez, dijera que el Girona ya está en Segunda División debido a que los propios jugadores lo asumieran así en las redes sociales, en Vigo no se fían del todo y quieren hacer de Balaidos una bombonera.

Durante el primer día que salieron a la venta las entradas, se dio en las taquillas de la ciudad gallega una locura por conseguir una entrada para el sábado. El club celeste regalaba una invitación para cada abonado para acudir así al encuentro y conseguir la quinta victoria consecutiva en casa.

En ocho horas, el Celta de Vigo regaló 1500 entradas y colgó así el “Sold Out” al encuentro ante el Rayo Vallecano. Una fiesta en el interior del campo y antes de entrar con un recibimiento especial al equipo.