EL BISTURÍ I Nàstic 2-0 Rayo Vallecano

Trámite de campeón. Con el ascenso ya en el bolsillo y una tímida resaca aún en el cuerpo, el Rayo Vallecano debía afrontar una última jornada de liga que podía consolidarle como campeón, y lo hizo. El conjunto de Míchel, plagado de rotaciones, cuajó un mal partido y perdió (2-0) ante un Nàstic que se jugaba permanecer en la categoría, pero la derrota del Huesca en Oviedo mitigó la caída, pues la franja acabó levantando por primera vez en toda su historia el título de Segunda División. Analizamos a los protagonistas del Nàstic 2-0 Rayo Vallecano:

PORTERÍA

Mario: Tras toda la temporada en el banquillo la falta de ritmo competitivo era lógica, y quedó en evidencia. Aún así, no se le puede echar en cara prácticamente nada, pues en el primer gol el disparo es potente y muy colocado, y el segundo es una chilena ajustada al palo. No salió a por un balón en la segunda mitad que pudo costar el tercero, pero supo enmendar la situación al detener el mano a mano. Dio lo que se esperaba.

Nota: 4

DEFENSAS

Galán: Ha sido, probablemente, uno de los grandes ausentes de la temporada, y lo cierto es que ante el Nàstic dejó claro el motivo. A día de hoy está a años luz, tanto física como tácticamente, de Baiano, y no puede optar a ser titular  en un proyecto de ascenso. Le ganan la marca en el segundo tanto, pero es cierto que es gracias a una espectacular chilena de Manu Barreiro, que debe llevarse todos los méritos de la acción. Tal vez acaba de terminar su etapa en el Rayo.

Nota: 2

Velázquez: Tuvo tramos en la temporada muy buenos, pero la irregularidad y la excesiva agresividad que muestra cada partido le condenan a un segundo plano. No se le ve del todo cómodo junto a Amaya, y fruto de ello estuvo muy débil y endeble. Puede ofrecer mucho más.

Nota: 4

Amaya: Lució el brazalete de capitán, y quien sabe si incluso por última vez. El primer tanto es fallo suyo, ya que Álvaro Vázquez le gana perfectamente la posición para rematar fuerte y solo dentro del área. Nadie duda de lo que siente por la camiseta, pero su rendimiento sobre el campo deja mucho que desear. Y lo sabe.

Nota: 3

Akieme: Es unas de las grandes perlas de la cantera, pero necesita minutos y regularidad. Le puso ganas, e incluso llegó a rozar el gol al inicio del choque, pero poco pudo hacer ante un partido tan desequilibrado como el de Tarragona. Su futuro es una incógnita a resolver.

Nota: 5

CENTROCAMPISTAS

Elustondo: Muy sobrepasado por los ataques y desbordes rivales, volvió a mostrar una versión más derrengada y lenta, sinónimo de que el proyecto de la próxima temporada tal vez le queda algo grande. Sin un creador nato al lado es normal que se encuentre más incómodo de lo habitual, todo sea dicho.

Nota: 2

Cerro: Se apostó por él como jugador más creativo en la medular -a excepción del Chori- y demostró que no es su función. El Rayo no tuvo casi en ningún momento el dominio del partido, y acabó sucumbiendo ante un Nàstic que se pegó un festín futbolístico. Mal encuentro.

Nota: 3

Santi Comesaña: Su caso es extraño. Empezó la temporada como un pilar en el medio, un jugador que aportaba una cualidad física impresionante y necesaria, pero poco a poco fue consumiéndose hasta acabar en desconvocatorias y malos partidos junto al plantel B. Tiene talento y capacidad para el fútbol profesional, pero debe aún lograr varios puntos de madurez y regularidad. Tiempo al tiempo.

Nota: 3

Chori Domínguez: Apenas ha jugado esta temporada, y ante el Nàstic reflejó el por qué. Estuvo muy desaparecido, sin chispa en ataque, y desesperado en defensa. Las protestas acabaron incluso costándole una tarjeta roja en un duelo irrelevante. No es el que fue, o al menos no lo ha sido esta temporada. Lástima.

Nota: 2

Bebé: Fue de los pocos que le pusieron ‘algo’ al partido, y aunque es cierto que estuvo demasiado individualista y errático en determinados tramos, se le vio con coraje y garra, lo cual no es poco visto lo visto. Lideró al equipo desde el costado izquierdo, pero sin éxito anotador. Correcto.

Nota: 5

DELANTERO

Javi Guerra: Sin gol ni ganas. Tras una temporada en la sombra tenía la oportunidad de demostrar que aún le quedan goles por marcar, pero no lo hizo. Su partido fue una catástrofe que merece pasar inadvertida. Desastroso.

Nota: 1

SUPLENTES

Manucho: Salió en el segundo tramo para cambiar el modo de juego y ofrecer variantes por alto, y aunque hizo cosas bien, a la hora de buscar portería fue, nuevamente, una escopeta de feria. Pone color y alegría en el vestuario y en la grada, pero como delantero siempre sembrará dudas.

Nota: 3

Unai López: Buscó el disparo a portería en varias ocasiones, pero en todas sin éxito. Jugó muchos minutos con un equipo con 10 jugadores, situación en la que es complicado desplegar nada especial. Su temporada ha sido impresionante.

Nota: 5

Embarba: Saltó al campo en los minutos finales para aportar una última chispa, pero todo estaba ya decidido. Sin comentarios reseñables.

Nota: –

ENTRENADOR

Míchel: Apostó por una alineación de suplentes, decisión justa con quienes han pasado mucho tiempo en el banquillo o en la grada, pero que condenó a la franja a un desequilibrio constante que costó los 3 puntos. Aún así, las noticias desde Oviedo eran buenas, pues traían bajo el brazo el primer título de Segunda División del Rayo Vallecano en toda la historia. Se lo merece. Sin duda.

Nota: 5

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *