Derbi para ascender

Rayo Vallecano y Alcorcón se verán las caras este mismo domingo en la antepenúltima jornada de la Segunda División española. Derbi con olor a fútbol modesto y que recuerda a enfrentamientos en Segunda B y que ahora bien puede dirimir la vuelta de nuestro equipo de nuevo a Primera División tras dos temporadas en Segunda. No será tarea fácil ya que el conjunto alfarero aún no se ha salvado y se juega la vida ya que en caso de perder su permanencia quedaría aún sin resolver y tendrán que estar pendientes del duelo andaluz Córdoba-Almería, que se disputará justo después de acabar el Alcor-Rayo. Esta misma tarde también tendrán un ojo en ese Cultural-Nàstic y por supuesto mañana también en ese Barça B-Cádiz esperando una victoria amarilla que le de algo de oxígeno. Pero lo que está claro es que mañana Santo Domingo será una olla a presión para que los puntos no se escapen de allí en dirección Vallekas.

En lo deportivo no se espera ninguna novedad en el once. Seguramente Míchel confiará en los 11 jugadores del encuentro ante el Córdoba pese a la derrota.

La derrota el pasado viernes del Sporting en el Heliodoro Rodríguez López ha llenado de ilusión a un rayismo deseoso de volver a vivir otro ascenso a la máxima competición nacional y se movilizará en masa para asistir a Alcorcón como así ha propuesto la Plataforma ADRV en una gran quedada allí a la que anima a todo rayista con entrada o sin entrada que asista a dar colorido y a animar al Rayo Vallecano. Alrededor de unos 400-500 rayistas tienen entrada y estarán presentes en Santo Domingo tras una semana de controversia debido al número de entradas proporcionadas por el Alcorcón y su respectivo precio, el cual, nos parece un pelín abusivo (30 euros salvo las 100 entradas que se entregaron a la Federación de Peñas a un precio de 15 euros). Así pues, la gente que se ha quedado sin entrada o que directamente ha decidido no asistir al estadio ha propuesto en las redes sociales la colocación de pantallas gigantes en el Estadio de Vallecas o alrededores para que el rayismo pueda disfrutar de un partido histórico y especial.

Míchel en rueda de prensa no se ha podido contener y no ha evitado el tema. El técnico, que vivió el último ascenso como futbolista quiere ahora lograrlo desde el banquillo.

“Ascender es un sueño. Si lo conseguimos seré una de las personas más felices del mundo. Pero aún no lo hemos conseguido”

Lo cierto es que el ascenso es una posibilidad más que real aunque si algo se ha demostrado en Segunda durante los últimos años (pregunten en Montilivi) es que es una competición que hasta el final te exige el máximo y aún quedan tres partidos por delante. Tras varias semanas de celebraciones y jolgorio en la ciudad por parte de madridistas y atléticos, el Rayo intentará hacerse un hueco en una capital dominada por camisetas blancas y rojiblancas. Tan solo son dos puntos los que separan al Rayo de la gloria, de nuestra Champions particular.

Pero si queremos ir a la fuente debemos poner todo nuestro esfuerzo en animar y dejarnos la piel en navegar juntos hacia un mismo destino: Primera.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *