Brega y lucha, dos palabras que adjetivan el tremendo duelo
de ayer sobre el césped de Los Prados.
Césped o lo que fuese, porque de verde tenía poco y de condiciones para jugar
por bajo menos aún. El campo favorece el juego directo y largo del equipo local
y los chicos de Merino – en la grada
ayer – se contagiaron de ello, demostrando que también saben ir a la lucha.
El partido siguió un guión rectilíneo y uniforme, con todo
centrado en el centro del campo esperando como agua de Mayo detalles de
jugadores eléctricos tales como Juancho
o Isra, estos llegaron pero más
adelante. Primero quiso golpear el equipo parleño con una jugada rápida por
banda derecha con principio y fin en las botas de Sergio. Ayer, Akieme
sufrió más de la cuenta en balones a la espalda y en más de una ocasión el
Parla obtuvo papeletas aunque sin premio final.
Tanto golpe y tanta guerrilla acabó con la lesión de Poblete cerca del cuarto de hora de
juego, golpe duro en su pierna izquierda que acabó por mandarle al vestuario
con una cojera severa, entró en su lugar un Álvaro Molina muy serio y correcto durante todo el encuentro con la
compañía de Mario.
Lesión que no achantó a la mini franja y acto seguido
comenzó a echarse hacia adelante adelantando la línea defensiva y buscando a un
nombre propio; Fran Beltrán cogió
las riendas del centro del campo y lideró las jugadas de ataque, jugadas que
tenían como principal objetivo la cabeza de Romo y la segunda jugada de Clavería
desde atrás o de Juancho e Isra desde la banda. Peleón, como
siempre, el venezolano, pero sin encontrar aún un gol que se le resiste y cada
vez más.
Pocas ocasiones destacables de una primera mitad que
apuntaba a un justo empate a cero goles, las áreas apenas se vieron hasta que Yuste Heredero premió al filial con una
pena máxima que no perdonó Shafa
pasada le media hora de juego. Pocas veces en lo que llevamos de curso habíamos
visto al equipo filial ponerse por delante del rival y ellos mismos lo sabía,
asique surgieron levemente unos nervios que supo aprovechar el equipo dirigido
por Miguel Ángel Muñoz hasta que Héctor libre de marca recibía dentro
del área para recortar y anotar ante Iván
Oviedo
segundos antes de marchar al descanso.
Golpe duro que demostró hacer daño, pues hasta bien
adentrada la segunda mitad el juego se centró en campo del Rayo Vallecano con acometidas sin fortuna del Parla, al Rayo le costaba mover el balón y salvó los muebles con
seriedad atrás, algo que escaseó en las últimas jornadas y que ayer demostró la
importancia que tiene en el fútbol. Guión igualitario durante la segunda mitad,
pero a tirones ya que primero golpeó el conjunto local y después la franja roja
con acciones individuales de Juancho
en banda derecha que no fueron premiadas.
La más importante la tuvo Romo prácticamente a puerta vacía y en una doble ocasión que salvó Víctor bajo palos, como bajo palos
también salvó Álvaro un remate de
cabeza de Clavería que también se
colaba bajo la portería. Providencial esta vez la defensa parleña como
anteriormente lo fue la rayista. Duelo intenso en todas las líneas que acabó
por desquiciar a Shafa minutos antes
del final tras sufrir una fuerte entrada que el colegiado optó por no pitar y
si por expulsar al goleador, en el día de ayer, tras reiteradas protestas.
Nuevo empate y reparto de puntos, esta vez justo, para dos equipos que
mostraron una férrea lucha en el centro del campo, liderado para unos por el
novato Beltrán y por el veterano ‘Viti’ para otros. Cierre de año con
cuatro puntos más sobre el descenso y la petición de victorias para Oriente.

David Martínez.